lunes, 6 de junio de 2016

Monte Facho Y Costa Da Vela

Una vez más los senderistas del Blog Grupo de Andainas Rías Baixas hemos regresado a ese lugar fantástico que es  La Costa da Vela.
Y es que nuestros amigos portugueses de la Associação dos Amigos do Rio Ovelha de Marco de Canaveses estaban por tierras gallegas y no resistimos en llevarlos a conocerla.
Comenzamos al lado de la famosa escultura de la caracola desde donde obtenemos ya una visión magnífica del Faro de Cabo Home.
Después, claro, continuamos el recorrido por la calzada empedrada allí muy cerca.
Y que nos llevaría hasta El Monte Facho de Donón.
Desde allí, como ya sabéis, nuestra vista se extiende sobre el poblado y la inmensidad del mar.
La garita de vigía del S. XVIII, imperturbable, siempre en su puesto.
Y también les hablamos a nuestros amigos del pasado del monte, del que son testigos los restos del antiguo Castro Prerromano, que allí atesoramos.
Y allá que nos fuimos dando un garbeo sobre suelo arenoso.
Aunque en algunos lugares, con bastante vegetación, como para darnos la impresión de que nos encontrábamos en un selvático lugar bien distinto.
¿Y sabéis a dónde fuimos a dar?
A la espectacular Playa de Barra
Que, ese día, encontrándose casi solitaria se nos ofrecía por completo ante nosotros. 
No había ninguna otra distracción más que el suave oleaje que llegaba a su orilla y los veleros reposando en las saladas aguas.
A nuestros amigos les encantó poder caminar tan cerca de la superficie marina por ese sendero que es todo un encanto.
Y arribamos así al punto en donde se encuentra El Faro de Punta Subrido con sus dos alturas.
Desde allí, pudimos otear calmamente el horizonte.
Y nos maravillamos una vez más contemplando la inconfundible silueta de Las Islas Cíes, en donde habíamos estado el día anterior en una jornada soleada.
Seguidamente pisamos la blanca y fina arena de La Playa de Melide.
Todo un privilegio pues, con la marea baja, el caminar se hacía más fácil para los admirados senderistas.
Y a quien encontramos un ratito después es al colorado Faro de Punta Robaleira.
Desde allí notábamos sobre nosotros, atravesando las rocas, la mirada persistente del otro faro que por allí mora.
En el Océano, veleros de blancas velas se deslizaban suavemente cerca de Las Islas de Los Dioses.
Y nuestro amigo Américo, en el escarpado sendero, buscaba el lugar más idóneo para captar la mejor perspectiva.
Al pie de Cabo Home, ayer la visión era ésta: el color verde intenso de las algas que cubren las rocas sobre las que habitualmente chocan embravecidas las olas. 
Aunque el faro en sí, ya es todo un espectáculo.
Con Las Cíes como testigos, nuestro amigo Fernando, no dudó en acercarse hasta el pétreo guepardo para intentar amaestrarlo…
Y en animada marcha regresamos al punto de partida llevando con nosotros imágenes de todo lo vivido y de 2 días maravillosos con estas personas en quien encontramos siempre un refugio de amistad.
Voltem sempre! Ponte Vedra fica à vossa espera! Muito Obrigada e Até Já!
CLICAR AQUÍ Y VER RUTA EN WIKILOC
CLICAR AQUÍ Y VER TODAS LAS FOTOS 

No hay comentarios:

Publicar un comentario