lunes, 20 de marzo de 2017

Roteiro Da Ostreira Y Molinos Da Freixa, Poio

Hoy traemos hasta El Blog Grupo de Andainas Rías Baixas El “Roteiro da Ostreira”, una ruta cortita y de gran belleza.
Nosotros iniciamos el recorrido en la playa de Lourido, Concello de Poio, Pontevedra, a la cual accedemos por una pasarela de madera.
Pero también hay ocasión de pisar su fina arena.
Los pinos que por allí se encuentran fueron testigos de nuestro caminar.
Era una tarde de un día tranquilo y el arenal se nos mostraba sosegado y sin bañistas. 
¿No os parecen preciosos los pequeños acantilados que vamos encontrando?
El sol se había escondido entre las nubes proporcionando un halo de misterio al ambiente y a La Ría de Pontevedra
Como sabéis ahí en plena ría se encuentra La Isla de Tambo cuya lejana silueta podemos divisar desde distintos puntos de la ruta.
A cada ángulo más distante y al mismo tiempo más accesible. 
La senda va bordeando la costa y llegamos así al muelle de Campelo en donde las pequeñas barcas descansaban de su faenar.
Muy cerca una antigua fábrica de salazón. 
Serpeando con las aguas saladas del Atlántico llegamos a un puente de madera y al cruzarlo enlazamos con un tramo de Los Molinos Da Freixa.
El enclave es precioso con silenciosos molinos mostrando en sus paredes el suave paso del tiempo.
E incluso una pequeña y ruidosa cascada.
No os quedéis en el inicio, decidíos a explorar ascendiendo y siguiendo el curso del pequeño regato.
Y además de pontones de piedra las figuras de otros molinos os saldrán apaciblemente al encuentro.
Retornamos al encuentro con el mar y nuestros pasos nos dirigen ahora hasta el enclave en donde se encuentra "El Parque Da Memoria".
Una vez allí jugad a adivinar los personajes en él retratados.
Y otros varios elementos en piedra y materiales diversos.
¡Por todo esto que os he contado ya veis que sin ninguna duda es una ruta con muchos ingredientes de los que disfrutar!
CLICAR AQUÍ Y VER LA RUTA EN WIKILOC
CLICAR AQUÍ Y VER TODAS LAS FOTOS DE LA CAMINATA

lunes, 13 de marzo de 2017

Roteiro Dos Tres Vales, Pozo Negro Y Playa Fluvial, Carballedo, Cotobade

¡Fijaos qué magnífico cuadro pudimos contemplar los senderistas del Blog Grupo de Andainas Rías Baixas!
Era una mañana lluviosa y de cielos grises y encapotados cuando comenzamos nuestra caminata por tierras de Cotobade.
Parecía que toda la jornada sería pasada por agua, sin embargo cuando arribamos al Alto da Cruz, en donde se encuentran los restos de este molino de viento, el cielo ya comenzó a clarear.
Aunque en determinados parajes como el que alberga al Muiño da Igrexa la niebla baja confería al paisaje un ambiente fantasmal.
Que nos proporcionaba un ingrediente más para disfrutar de la ruta.
¿No os parece que esta carballeira bien podría ser el escenario de una peli de misterio?
Continuamos caminando y ascendiendo, y lo hacemos a veces sobre caminos empedrados.
Y otras directamente sobre la mullida hierba verde.
Había caído tanta agua que en ocasiones parecía que navegábamos en vez de estar caminando.
Y algún que otro regato más o menos espontáneo tuvimos que sortear.
Pero, eso sí siempre, con la niebla como compañera de viaje.
Un buen aliciente en esta ruta lo constituyen los elementos etnográficos. No dejéis de acercaros hasta El Foxo do Lobo de As Brañeiras.
Está reconstruído y constituye una fantástica muestra de cómo eran estos artilugios de cazar lobos.
Además se encuentra en un enclave realmente bonito.
Quizás ayer realzado por la nieblina que lo envolvía.
¡Fijaos qué verde el musgo de sus muros y de los árboles que lo circundan!
Y, sin ninguna duda, no podéis dejar de visitar O Pozo Negro.
Allí veréis las aguas del Río Almofrei tranquilas y serenas.
Y, de repente, cual niño enfurruñado, deslizarse encabritado y rápido como en un estallido.
Formando dos preciosas cascadas.
¡A cuál más bonita! 
Y llenando de belleza las tierras y molinos de sus riberas.
¡Lo mires por donde lo mires una auténtica locura de sentimientos!
Y, ya muy cerquita del punto final, conoced también el entorno de La Piscina Fluvial de Carballedo en donde el agua es protagonista.
Pero también una tranquila área recreativa y unos silenciosos molinos que contribuyen al encanto del lugar.
¡Por todo ésto que os hemos contado y mucho más que quedó en el tintero, una ruta para disfrutar!
CLICAR AQUÍ Y VER LA RUTA EN WIKILOC

lunes, 6 de marzo de 2017

Roteiro Da Broa, A Merca, Ourense


Esta ruta de hoy transcurre por tierras de A Merca, Ourense, y se conoce como “Roteiro da Broa”. 
Se camina poco menos de 14 km recorriendo varias localidades de dicho concello ourensano.
Los senderistas del Blog Grupo de Andainas Rías Baixas comenzamos en Entrambosríos en donde visitamos La Capilla del Carmen en el mismo pueblo y La Iglesia de Santa María a la salida.
La senda nos va llevando por caminos que los habitantes de estos parajes utilizaban para ir a la feria.
También coincide en parte con la senda llamada "Verea Vella" o "Verea Real" con la que se conoce el recorrido que hacían los zapateros de Vilanova dos Infantes para comprar el cuero en las fábricas de curtidos de Allariz.
Tranquilidad y sosiego se respiran durante todo el recorrido, sólo intrerrumpido por el canto de las aves que por allí tienen sus nidos.

  En muchas ocasiones camina el senderista por lugares poblados de robles.

Algunos de los cuales tienen nombre propio como este “Carballo do Ferreiro” que se alza solitario en medio del camino.
No faltan los castañales de castaños centenarios y de raras figuras.
Y formando sus oscuras siluetas, bonitos contrastes con el cielo.
También hay lugar para las mimosas que en algunos tramos colorean de amarillo el tránsito del viajero.
Que junto con los demás elementos del paisaje proporcionan al senderista una variada y alegre paleta de colores.
Es invierno y bajo nuestros pies va crujiendo la hojarasca mullida y amarronada.
¡Y fijaos qué bonito es este pasaje entre viñedos y muros de piedra!
Da gusto deslizarse por estos senderos cuidados y sin atrancos.
Durante la ruta tenemos un fugaz encuentro con El Río Arnoia en “La Poza do Choulas”, en cuyas aguas se miran coquetos los árboles de sus orillas.
La visión de sus aguas alegres y juguetonas siempre alegran el alma del senderista. Luego, su canto estruendoso permanecerá cercano, aunque el líquido elemento alejado y sin posibilidad de roce.
Las ruínas de un viejo pontón saludan con nostalgia al caminante añorando aquellos días en que sentían sus pasos sobre él.
Por estos parajes permaneced también atentos a las rocas, algunas identificadas y formando piña.
Y otras, más en la sombra, pero acechando a quien se aventura por sus dominios y vigilando todo cual guerrero celta con su máscara.
Asimismo pasaremos por aldeas ahora abandonadas pero que todavía muestran parte del encanto que antaño tuvieron como ésta de Ponte Ermida.
Aquí y allá las figuras de antiguos hórreos dan muestra de la actividad agrícola de la zona.
Dicen que la ruta fue ideada para revalorizar la riqueza patrimonial, paisajística y natural del Concello de A Merca.
 Y la verdad que lo han conseguido.
CLICAR AQUÍ Y VER TODAS LAS FOTOS DE LA CAMINATA