lunes, 23 de abril de 2018

Castelo Do Neiva: Foz Y Palheiros De Sargaço

En esta ocasión le toca de nuevo al Río Neiva ser protagonista en esta nueva caminata de los senderistas del Blog Grupo de Andainas Rías Baixas.
En una ruta que iniciamos al pie del edificio de La Junta de Freguesia de Castelo de Neiva, Portugal. Tras unos pasos por un camino empedrado llegamos a La Iglesia de Santiago.
No nos estrañe el nombre porque la zona es lugar de paso del Camino de Santiago, cuyas marcas encontramos en numerosas partes de este recorrido, que en algún momento nos lleva al llamado Castro de Moldes.
Muy cerca del Monte Guilheta en donde encontramos La Capilla de La Senhora dos Emigrantes.
Y una estatua dedicada precisamente a las personas que tienen que dejar su tierra natal y marchar por el mundo adelante para ganarse la vida.
También un área de esparcimiento con una cruz y El Monumento al “Santo Condestável”, guerrero y beato, fundador de la casa de Braganza.
Ahí en ese mismo lugar no os perdáis las fantásticas vistas que, en días despejados, claro, se ofrecen a quien por allí se acerca.
Animaos también a subir un poquito más hasta el enclave en donde, con la compañía de un cruceiro y un vértice geodésico, tendréis una visión de 360º.
Descendemos y allá que nos vamos a la búsqueda del Río Neiva. Por el camino nos sorprendió “O Penedo das Chaves”, con una forma curiosa y que resulta ser un lagar excavado en la roca que data del final del Imperio Romano.
Y ya sí tenemos una primera toma de contacto con las aguas del Neiva.
En un entorno salvaje con la enredaderas, las verdes hiedras, cubriendo las paredes de una antigua aceña y un destruido pontillón.
Las aceñas van surgiendo aquí y allá acompañando al rugir del río.
Haciéndose mutua compañía en días menos agitados que los de antaño.
Un momento que nos gustó especialmente es cuando avistamos La Aceña Branca con su pontón.
Ya habíamos estado allí hace unos años, pero en la orilla opuesta, y ya entonces sentimos la fuerza mágica del río.
Dejamos el río y nuestros pasos nos llevan sobre una senda segura, cómoda, con el cielo azul sobre nosotros y el estallido de la primavera a nuestro alrededor.
No os perdáis el momento de reencuentro con El Neiva.
Estamos en La Foz do Neiva donde las aguas dulces van a unirse a las saladas del Océano Atlántico.
¡Deteneos unos minutos a contemplarlo!
¡Y El Atlántico allí, turbulento, al alcance de la mano!
Pero debe el viajero, raudo y veloz, continuar su periplo.
Y lo hace por un sendero al borde del mar en donde no faltan las playas.
Ni los bancos, que invitan a la contemplación del espectáculo de las olas.
Llegamos así al puerto, que cruzamos calmamente, bajo la atenta mirada de los barcos pesqueros en su día de descanso.
Serpeamos con la senda, por momentos tapizada y adornada con motivos primaverales.
Para llegar a conocer estos otros elementos destacados de la ruta.
Son los llamados “Palheiros de Sargaço”. Están hechos con algas recogidas y puestas así a secar, en estos montones característicos para poder usar luego en los campos como abono.
Sin duda una ruta completita con olor a río, a aceña, arena, salitre y y marejada.

lunes, 16 de abril de 2018

Por El Río Arenteiro En O Carballiño: Pasarelas, Molinos Y Pontillón De Pol

Los senderistas del Blog Grupo de Andainas Rías Baixas nos encontramos al Río Arenteiro así de espectacular.
Y lo hicimos a su paso por O Carballiño, Ourense. La primera toma de contacto surge en las cercanías del Gran Balneario.
Y ya allí nos encantó el aspecto rugiente de sus aguas.
Caminamos por el paseo siempre pegados al río. A nuestro frente surge la imponente estructura del viaducto ferroviario.
A sus pies las ruinas de un molino.
Del otro lado, con el azul del cielo apareciendo, observamos con más calma los ojos del viaducto.
Todo lo que vemos nos alegra la vista y el espíritu.
En un plis plas nos encontramos con el Puente Medieval de A Veiga.
Alejándonos un poco del centro caminamos de nuevo con el río a nuestra izquierda y lo hacemos por una senda que es un verdadero gozo para el caminante.
Al llegar a Bañiño de Arcos prestad atención a una fuente y lavadero. Sus aguas son sulfurosas y muy apreciadas para resolver problemas de piel.
El río nos mostraba realmente todo un espectáculo. Fijaos qué momento con la vertiginosidad de las aguas, un viejo molino y la desnudez de los árboles circundantes.
Miles de imágenes y emociones deslizándose con la corriente del Arenteiro.
Ayudadas por el encanto de la vegetación circundante.
Y estas misteriosas columnas impertérritas en medio de toda la vorágine de troncos, ramas, agua, piedras…
Realmente parecía que estábamos en un pasaje de cuento con figuras ruinosas de casa y molinos emergiendo aquí y allá.
Nos encantó particularmente el paso sobre las gastadas piedras del Pontillón de Pol.
Que hacía surgir la sonrisa de los senderistas.
Y es que cruzándolo teníamos la sensación de haber viajado hacia el pasado.
Es aquí en donde cambiamos por tanto de orilla. Pero continuamos con el torbellino de sensaciones. Con los molinos...
El agua del río en diferentes manifestaciones y totalmente a nuestro alcance...
Los senderos retorcidos y serpeantes…
Que nos llevan de nuevo a O Carballino. Allí reencontramos las diferentes pasarelas que facilitan el paso del caminante o el cambio a una u otra orilla.
Y que están construidas con diferentes y variopintos materiales.
Hay otros elementos que amenizan la ruta. Uno de ellos el edificio de una antigua papelera.
La "Pena dos Namorados".
 Y, claro, la visión continua del estruendoso Arenteiro.
Al que no podemos dejar de admirar, sobre todo en este paraje realmente impresionante con molinos, puente, bosque pasarelas para continuar la senda...
Nosotros desde este punto regresamos a O Carballiño de nuevo por la orilla izquierda del río. Así pasamos por una tranquila área recreativa.
Con mesas de piedra, fuentes, … y un suelo todavía alfombrado por la otoñal hojarasca.
Contrastando con la euforia del río, algunos de cuyos momentos, incluso los relajantes, puedes contemplar tranquilamente sentado.
 Encima de los caminantes el cielo continuaba azul, sin descargar el líquido elemento.
 Contribuyendo a una jornada realmente lucida e ilusionante