lunes, 19 de noviembre de 2018

Pozo Do Arco, Pozas Y Cascadas Da Bugalleira Y De Loureza

El agua, ese elemento imprescindible para la vida, es una de las protagonistas de la caminata que os dejamos hoy en El Blog Grupo de Andainas Rías Baixas.
Habíamos leído acerca del entorno del Pozo do Arco y nos acercamos para conocerlo.
Hacía tiempo que no llovía y El Río Tamuxe que discurre por estos parajes, no estaba en su mejor momento, pero aún así el paisaje nos encantó.
Comenzamos en una orilla y para pasar a la opuesta lo hacemos por un original puente de madera sobre las rugientes aguas del Tamuxe. 
Tanto si elevas la vista como si ves hacia abajo el vertiginoso y ruidoso descenso de las aguas te hipnotiza y atrapa.

Claro que también hay momentos serenos del agua formando refrescantes pozas que bien invitan a un bañito. 
Podrás caminar tranquilamente contemplando el discurrir húmedo y cantarín a tu lado. 
Os encontraréis bancos de madera y dos molinos solitarios esperando la llegada del molinero que los ponga a funcionar. 
El Tamuxe, también llamado Río Carballas es afluente del Miño y aquí baja encajonado formando cascadas y pozas para delicia de  todos los que por allí se acercan.
Dejamos el área recreativa en que todo eso se encuentra y seguimos nuestro paseo a través de un frondoso pinar. 
El río será nuestro compañero de fatigas ya sea por su cauce natural o por alguna levada construida por la mano del hombre. 
Y en donde nos sorprenderá la singular silueta de los ejemplares arbóreos que la rodean.
Nos vamos acercando así hasta otra de las maravillas de la ruta: Las Pozas de A Bugalleira
Cuando las visitamos esta vez, después de la sequía veraniega, todavía no llevaban mucha agua. Mirad cómo las encontramos en otra ocasión.
Continuamos la caminata siempre con el Tamuxe presente. Nos muestra ahora una de las facetas por las que es más conocido: Las Pozas y Cascadas de Loureza.
La verdad es que nunca nos cansamos de admirar esta obra de La Madre Naturaleza. 
Y a la que es fácil acercarse y contemplarlas sin peligro. 

Todo ello en un entorno que es una auténtica alegría para la vista y el espíritu. 

Sigue el caminante su trayecto y lo hace ahora con un cambio en el paisaje. 

A lo lejos se hace visible la silueta del Monte de Santa Tecla.
Mientras, los pinos de las tierras cercanas dibujan sobre ellas bonitas imágenes. 
El cielo azul con su capa de blanco algodón destaca sobre los cultivos de kiwis. 

Y los senderistas retornan a casa con el alma llena de vida.

lunes, 12 de noviembre de 2018

Río Maneses Y Arte Rupestre Por Campolameiro

A los senderistas del Blog Grupo de Andainas Rías Baixas nos gustan las caminatas llenas de belleza y que nos sumergen en los encantos de nuestro pasado.
Todo eso lo encontramos en esta ruta reinaugurada y que gira en torno al Río Maneses, con el que tomamos primer contacto en El Área Recreativa de Lodeiro en donde el pincel del otoño dejaba su huella sobre las hojas de los árboles.
Como buen río gallego nos muestra una variada colección de molinos en una y otra orilla.
Algunos tienen nombre propio, como el primer molino con el que nos cruzamos: El Molino de Constantino
Al que se le unirán el Do Crego, el De Soutiño, … 
Y muchos otros sin identificación. 
Los hay que muestran al caminante un aspecto reluciente y cuidado, y otros presentan invadidas sus paredes por los elementos de la flora del lugar. 
Todos en su conjunto reproducen momentos llenos de encanto y que alegran al alma del visitante de estos parajes. 
La ruta serpentea con el curso del río y se hace ligera y amena para el senderista.
El Maneses, afluente de nuestro Río Lérez, compañero travieso y cantarín, no defrauda las expectativas de sus sinvitados.   
Hay veces en que tendremos que cruzar de una a otra orilla y lo haremos por diversos puentes colocados al efecto.
Construidos con distintos materiales como la madera o la piedra.
A quienes la verde y musgosa pátina del tiempo impregna de un toque realmente  mágico.
En ocasiones hay que ascender por el escarpado terreno, acción facilitada por una serie de rústicos escalones. Os gustará subir, parecen dirigirse hacia el cielo.
La vegetación de la ruta es muy variada, predominando la arboleda propia de ribera embellecidos sus troncos con las retorcidas hiedras.
Aunque también nos deslizaremos bajo la sombra de los pinos. 
Y hasta alguna parra silenciosa y multicolor nos vio pasar altanera. 
Siempre nos fascina caminar por estrechas congostras como ésta en donde el musgo tapiza muros y piedras del camino.
Como la senda discurre cerca de El Parque Arqueológico de Arte Rupestre de Campolameiro nos decidimos a hacer una visita. 
El día era claro y luminoso y animaba a dejarnos llevar parsimoniosamente por este centro dedicado a la difusión del arte rupestre gallego.
Allí disfrutaremos con la extensa obra dejada por nuestros ancestros, allá por La Edad De Bronce.
No paséis por alto la llamada Laxe dos Carballos. Está toda ella decorada con diversos petroglifos entre los que destaca la majestuosa figura de un ciervo de impresionantes cuernos. 
También os va a gustar la representación de un poblado en el que vivirían los artistas de los tesoros aquí custodiados. 
De vuelta al camino nos volvemos a encontrar con el líquido elemento. Esta vez son las tranquilas aguas del Río Lérez las que llaman nuestra atención en un bonito paraje. 
Todo ésto que os contamos y algo más que dejamos en el tintero lograron una auténtica explosión de alegría que se manifestaba en el semblante de los senderistas.
CLICAR AQUÍ Y VER LA RUTA EN WIKILOC
CLICAR AQUÍ Y VER TODAS LAS FOTOS DE LA CAMINATA