lunes, 27 de marzo de 2017

De Paseo Por Sigüenza, Guadalajara


Sigüenza es una ciudad de la provincia de Guadalajara que mantiene intacto su espíritu medieval.
Nosotros comenzamos nuestro paseo en la alameda. Una fuente manaba su agua sobre suave musgo atentamente observada por los árboles todavía sin hojas.
Cruzándola nos hallamos ante El Templo de Nuestra Señora de Los Huertos, del S. XVI. Posiblemente erigido sobre las ruinas de otro más antiguo presenta una interesante mezcla del Renacimiento y El Gótico tardío.
También El Monasterio de las Ursulinas y La Iglesia de La Veracruz
Todo ello lo encontramos distribuido en El Barrio barroco de San Roque de antiguas y bonitas casas solariegas.
En donde no podéis dejar de visitar La Plaza de Las Tres Cruces.
Ni El Callejón de Los Infantes en donde se encuentra El Palacio de Los Infantes y que se cierra con una puerta de la antigua muralla a la que al perder su función defensiva se le añadió una reja.
Enseguida llegamos al emplazamiento de La Catedral de Sigüenza, auténtico emblema de la ciudad.
En ella todo es gigantesco, además de bello.
Su fachada parece la entrada de un castillo, no en vano es considerado un auténtica templo-fortaleza hecho para orar y admirar.
En ella destacan, el coro gótico, los retablos, las rejas, los escudos, sus portadas, sus torres almenadas, los rosetones,…
En su interior muchas otras maravillas entre ellas La Capilla de los enterramientos de varios miembros de la familia Vázquez de Arce con la famosa Estatua Del Doncel, caballero muerto en 1486,  y que aparece leyendo jovialmente un libro.
A su vera, verita encontramos La Plaza Mayor, de estilo renacentista y casas asoportaladas.
Como ya he dicho en Sigüenza existió una muralla algunas de cuyas puertas, como La Puerta del Toril, La Puerta del Sol, La Puerta del Hierro, o La Puerta del Portal Mayor, todavía se conservan para que nosotros pasemos, o no, a través de ellas.
También encontraremos más ejemplos de arquitectura religiosa como La Iglesia de Santiago o La Iglesia de San Vicente. Ambas muy cercanas a la plazuela que alberga La Casa del Doncel
Y llegamos ya al lugar en donde se yergue altanero El Castillo de Sigüenza.
Todavía hoy podemos ver su majestuosidad y gallardía de antaño en sus torreones y puentes levadizos.
Su interior está restaurado, convertido en Parador de Turismo y se puede visitar.
Tomaos un respiro, y relajaos con la suave melodía del agua de su fuente.
Pasead la vista por la historia guardada entre sus muros y echad una moneda en el pozo de los deseos.
Continuad callejeando por el laberinto de sus calles y perdeos en sus plazuelas, calmas, serenas y con brotes de primavera.
Todavía os saldrán al paso La Iglesia de Santa María, El Palacio Episcopal y El Monasterio de Los Jerónimos.
Y cuando veáis La Capilla Del Humilladero, ya habréis llegado al fin de este paseo por Sigüenza, una ciudad verdaderamente única.
CLICAR AQUÍ Y VER LA RUTA EN WIKILOC
CLICAR AQUÍ Y VER TODAS LAS FOTOS DEL PASEO 

lunes, 20 de marzo de 2017

Roteiro Da Ostreira Y Molinos Da Freixa, Poio

Hoy traemos hasta El Blog Grupo de Andainas Rías Baixas El “Roteiro da Ostreira”, una ruta cortita y de gran belleza.
Nosotros iniciamos el recorrido en la playa de Lourido, Concello de Poio, Pontevedra, a la cual accedemos por una pasarela de madera.
Pero también hay ocasión de pisar su fina arena.
Los pinos que por allí se encuentran fueron testigos de nuestro caminar.
Era una tarde de un día tranquilo y el arenal se nos mostraba sosegado y sin bañistas. 
¿No os parecen preciosos los pequeños acantilados que vamos encontrando?
El sol se había escondido entre las nubes proporcionando un halo de misterio al ambiente y a La Ría de Pontevedra
Como sabéis ahí en plena ría se encuentra La Isla de Tambo cuya lejana silueta podemos divisar desde distintos puntos de la ruta.
A cada ángulo más distante y al mismo tiempo más accesible. 
La senda va bordeando la costa y llegamos así al muelle de Campelo en donde las pequeñas barcas descansaban de su faenar.
Muy cerca una antigua fábrica de salazón. 
Serpeando con las aguas saladas del Atlántico llegamos a un puente de madera y al cruzarlo enlazamos con un tramo de Los Molinos Da Freixa.
El enclave es precioso con silenciosos molinos mostrando en sus paredes el suave paso del tiempo.
E incluso una pequeña y ruidosa cascada.
No os quedéis en el inicio, decidíos a explorar ascendiendo y siguiendo el curso del pequeño regato.
Y además de pontones de piedra las figuras de otros molinos os saldrán apaciblemente al encuentro.
Retornamos al encuentro con el mar y nuestros pasos nos dirigen ahora hasta el enclave en donde se encuentra "El Parque Da Memoria".
Una vez allí jugad a adivinar los personajes en él retratados.
Y otros varios elementos en piedra y materiales diversos.
¡Por todo esto que os he contado ya veis que sin ninguna duda es una ruta con muchos ingredientes de los que disfrutar!
CLICAR AQUÍ Y VER LA RUTA EN WIKILOC
CLICAR AQUÍ Y VER TODAS LAS FOTOS DE LA CAMINATA

lunes, 13 de marzo de 2017

Roteiro Dos Tres Vales, Pozo Negro Y Playa Fluvial, Carballedo, Cotobade

¡Fijaos qué magnífico cuadro pudimos contemplar los senderistas del Blog Grupo de Andainas Rías Baixas!
Era una mañana lluviosa y de cielos grises y encapotados cuando comenzamos nuestra caminata por tierras de Cotobade.
Parecía que toda la jornada sería pasada por agua, sin embargo cuando arribamos al Alto da Cruz, en donde se encuentran los restos de este molino de viento, el cielo ya comenzó a clarear.
Aunque en determinados parajes como el que alberga al Muiño da Igrexa la niebla baja confería al paisaje un ambiente fantasmal.
Que nos proporcionaba un ingrediente más para disfrutar de la ruta.
¿No os parece que esta carballeira bien podría ser el escenario de una peli de misterio?
Continuamos caminando y ascendiendo, y lo hacemos a veces sobre caminos empedrados.
Y otras directamente sobre la mullida hierba verde.
Había caído tanta agua que en ocasiones parecía que navegábamos en vez de estar caminando.
Y algún que otro regato más o menos espontáneo tuvimos que sortear.
Pero, eso sí siempre, con la niebla como compañera de viaje.
Un buen aliciente en esta ruta lo constituyen los elementos etnográficos. No dejéis de acercaros hasta El Foxo do Lobo de As Brañeiras.
Está reconstruído y constituye una fantástica muestra de cómo eran estos artilugios de cazar lobos.
Además se encuentra en un enclave realmente bonito.
Quizás ayer realzado por la nieblina que lo envolvía.
¡Fijaos qué verde el musgo de sus muros y de los árboles que lo circundan!
Y, sin ninguna duda, no podéis dejar de visitar O Pozo Negro.
Allí veréis las aguas del Río Almofrei tranquilas y serenas.
Y, de repente, cual niño enfurruñado, deslizarse encabritado y rápido como en un estallido.
Formando dos preciosas cascadas.
¡A cuál más bonita! 
Y llenando de belleza las tierras y molinos de sus riberas.
¡Lo mires por donde lo mires una auténtica locura de sentimientos!
Y, ya muy cerquita del punto final, conoced también el entorno de La Piscina Fluvial de Carballedo en donde el agua es protagonista.
Pero también una tranquila área recreativa y unos silenciosos molinos que contribuyen al encanto del lugar.
¡Por todo ésto que os hemos contado y mucho más que quedó en el tintero, una ruta para disfrutar!
CLICAR AQUÍ Y VER LA RUTA EN WIKILOC