lunes, 30 de junio de 2014

Ponte Caldelas, Gradín y Área Arqueológica De Tourón

La caminata que presentamos esta semana en El Blog Grupo De Andainas Rías Baixas, se realiza sobre tierras de Ponte Caldelas.
En principio teníamos pensado realizar la senda conocida como “Valgada de San Vicente” que tiene como protagonista este pequeño regato y los parajes bañados por sus aguas.
Para ello partimos muy tempranito de La Iglesia de Santa Eulalia, divisamos las vistas desde La capilla del Sagrado Corazón, atravesamos Gradín, en donde nos sorprendió gratamente un conjunto de vistosos hórreos y tomamos la senda al pie de un cartel ilustrativo indicando el “camiño da presa”.
Y es ya desde ahí que comenzamos a sentir en nuestras piernas que el sendero no está en buenas condiciones para el caminante, pero como simplemente eran helechos estorbando un poco el paso, decidimos continuar.
Pero llegó un momento que la ruta estaba tan cerrada de vegetación añadiéndose tojos, zarzas y otras variedades que se hacía imposible continuar caminando por aquellos derroteros. Así que decidimos retrodecer unos metros y tomar otro rumbo.
Y la verdad es que la suerte nos acompañó y enlazamos con el “camiño do carro” en donde marchamos por un bonito paraje, inicialmente por zona empedrada, más tarde por senda de tierra, siempre a la sombra de una bonita carballeira y con el sonido de las aguas del río acompañándonos.
Un lugar con mucho encanto en donde disfrutamos de la tranquilidad y el sosiego proporcionado por la vegetación y por todo el agradable ambiente resaltado por rocas curiosas que nos presentaban su superficie resguardada por la misteriosa capa verde del musgo sempiterno.
Pero en nuesta mente continuaba el poder ver todo lo que el concello de Ponte Caldelas publicita en el folleto explicativo de la valgada y procuramos enlazar con ella. Así, aunque nos fue del todo imposible acceder a las pozas allí reseñadas por las pésimas condiciones de la vía, sí conseguimos llegar hasta dos de los molinos que allí se encuentran, cuya visión pétrea y majestuosa, allí en medio de la valgada, ya alegró el ánimo de los caminantes.
Y ahí, ya sí desistimos de nuestra búsqueda decidiendo entonces acercarnos hasta el Área arqueológica de Tourón que se encuentra allí cerca.
Una visita que también os recomendamos. Magnífico el panorama que podemos ver en el llamado Nabal de Martiño. Impresiona pensar que es prácticamente el mismo que contemplaban nuestros ancestros mucho tiempo atrás.
Ya en el recinto, caminamos parte del recorrido oficial, bien valizado, a veces sobre pasarelas de madera sobre todo cuando estábamos cerca de algún petroglifo. Numerados, y bien señalizados, se localizan fácilmente. Los gráficos al pie de cada uno nos ayudan a visualizar las figuras de ciervos, caballos, seres humanos, trisqueles, etc, allí grabados por nuestros artistas de La Prehistoria en lugares como Coto Da Siribela, Laxe Das Cruces, Coto Das Sombriñas y otros.
Y de allí nos dispusimos a retornar al lugar de inicio de la caminata, apreciando ricos y variados elementos de la arquitectura gallega destacando un gran hórreo en Tourón
y volviendo a sorprendernos en una encrucijada de caminos cerca de Gradín con la figura de un sencillo cruceiro allí emplazado.
Llegados a la meta, acompañados por el zumbido de los abejorros que libaban el néctar de las flores de un árbol cercano, nos dominaba una rara sensación por no haber caminado por donde inicialmente teníamos previsto, pero también contentos, pensando que aún siendo improvisada, al final resultó una ruta bonita, tranquila e interesante. Lo que nos lleva una vez más a pensar que en nuestra  Galicia todos los caminos tienen su encanto.
CLICAR AQUÍ Y VER LA RUTA EN WIKILOC

No hay comentarios:

Publicar un comentario